Skip to content

Me adaptaré a los tucanes

septiembre 26, 2015

Me adaptaré a los tucanes

exactamente como el símbolo rosa de la vida
se adapta para no representar
sinó sólo aquello que la realidad amerita.

Me adaptaré a los tucanes
como la fantasía de poseer algo deseado
se adapta
a sus miles de formas súbitas

de eliminación propia.


poema no. 2015

septiembre 10, 2015

si alguno de ustedes, lectores, tiene algún trabajo para mi
justamente remunerado y con beneficios de ley

llámenme

04241527866

Quisiera haber podido

septiembre 3, 2015
Quisiera haber podido hacer mía
(haber hecho mía)
Esta belleza kitsch de estrellitas
(Parecidas a las adhesivas que venden para la pared, que brillan en la oscuridad)
pero que se ponen en la ropa.
 
Es decir
esa fabricación juvenil
apta para cuando se tiene quince sólo.
 
Quisiera haberla utilizado, digo
en el momento justo de mí mismo
en el que hubieron de coincidir
dentro
de mi o fuera
todas las oportunidades.

locura bicicleta violencia fin del yo

julio 3, 2015
  • Comienzo pensando que debería tener una lista de cosas sobre las que debo trabajar o escribir para trasladarlas a Barquisimeto. No, realmente no era eso lo que pensaba. En realidad, en vez de pensar nada imaginaba algo. Y lo que imaginada era que estaba loco y que me hallaba con Y.A.S. y que una acompañante de ella, quizá su amiga, me escuchaba. Y que lo que trataba de comunicar era un montón de emociones que ni yo mismo comprendía. Y que una ex novia, o. hacía para mi pequeñas tareas ocasionales de las que yo era incapaz. Esa emoción de estar loco y saberlo era sobre lo que pensaba. Dormí toda la tarde. Como desde las ocho hasta las tres. Ahora hay una desagradable fiesta de dos o tres borrachos que cantan muy mal viejas canciones y seguramente juegan domino. Escribir sobre algo trivial será el único acto que tendrá continuidad a través de mi vida.
  • Iba en la bicicleta y paf, me caí. Al aterrizar el brazo izquierdo se retuerce por querer apoyarlo durante la caída. Hago el resto del camino a pie. El dolor es insoportable y dedico el resto del día a buscar agua infructuosamente, ir al médico y emborracharme, en ese orden.
  • Pienso en que cada cual debe tener conceptos propios que no comparte con los demás porque es consciente de la incompatibilidad de sus ideas con las ajenas. Ideas más propiamente que conceptos. Así que, ¿Cuál será el secreto de x. sobre x cosa? Que es la amistad para x y el amor para y. estoy en esta obviedad, borrachísimo. Como llegue a emborracharme, los muchachos, Y. y R. y yo, vemos algo como “el señor de los anillos la desolación de smaug” en bluray. Pero no tengo ni idea de lo que está sucediendo en la película. El dolor en el brazo es insoportable. Alguien me embadurna en él alternativamente “icyhot” y árnica. Y otro alguien me improvisa un cabrestillo. idiota sensación de felicidad por el alcohol y de pronto sucede eso de que al parecer mi cuerpo ya no admite más alcohol y tengo que vomitarlo. Abrazo la taza de la poceta y me siento mucho mejor. En el trascurso de los otros días estoy prácticamente discapacitado y dormir es difícil. no somatizo la recuperacion.
  • Ronda a través de mi esto que leí en algún sitio sobre las ciudades. La ciudad gringa de la que siempre se ha hablado en la que hay demasiada violencia. El barrio honkones, y caracas nuestro propio caos. Y los pueblos que sabemos “han caído en desgracia”. La insistencia del espectáculo en el primer ejemplo. Y así. Súbitamente recuerdo no sé por qué mi mano en cada una de esas situaciones. O hace un año o más un día en que tome un solitario taxi de regreso a mi casa después de salir de casa de o. la memoria y sus imbricaciones. Pero algo con la nocturnidad debe haber. Recuerdos vagos. Las idealizaciones de una experiencia x con respecto a la misma vaguedad del recuerdo. La vaguedad fundamentada en la enigmática precariedad de la memoria (o de la confusión de la memoria) en la niñez. Por ahí va la cosa.
  • Me parece medianamente preocupante no tener nada que hablar con mi mama. Con mi papa mucho menos, y que estas “vacaciones” son un desastre. Demasiado cortas. Aunque con cosas bonitas y raras como por ejemplo esta llamada de G.N.. lo único que saco en el limpio de ella es esta cuestión de frontera del año en que se siente como si uno fuese capaz de disponer de mucha voluntad para poder administrarla el antojo de algo. De muchísima posibilidad. La moral fregando porque a nada útil se llega en ningún año. Así que imagino que en encauzo mi voluntad a través del tobogán de la satisfacción algo llegara. Mi graduación, por ejemplo. Mi carrera en la u. es como uno de estos carros deshechos que pasan por los reality shows estos que me la paso viendo echado todo el día acá en Barquisimeto, unos autos desastrosos para los que se necesitan un escuadrón de tatuados ridículos para remodelarlo. En mi caso sería únicamente para que ande tan solo.
  • El yo se va a agotando. Por eso hay que apuntar ahora a la literalidad, es decir, a contar cosas que nunca han sucedido. Imaginación para ser mentiroso. Y técnica, si, técnica y no estilo. Estilo es una palabra odiosa. Así que de ahora en adelante me propongo a escribir menos sobre mí y más sobre la nada.
  • ¿En la forma toda en la que idealizo a G.N. no existirá también una manera de demostrar o asegurar su propia idealización hacia mi a través de la impresión de que esa idealización es parte de una totalidad intuible demostrada de la que vendría a ser solamente una parte la misma idealización?
  • Abro los ojos en san Felipe, Yaracuy. Lo cierro en el junquito, Vargas. Todo en un mismo día.
  • Sé que esto podría significar cualquier cosa a estas alturas. Faltan paginas para terminar o concluir la historia principal que se relata acá. No sé qué día es hoy, pero sé que es otro fastidioso año más en el futuro; 2015. Es febrero y día domingo ¿de carnaval? O un fin de semana anterior a los usuales dos días de carnaval. Dónde? En caracas aun como un idiota. Porqué mi insistencia en que este sea mi lugar de residencia? Ya no tengo ni una idea clara de que fue lo que me hizo venir hasta acá, es igual, sospecho que aventurarme un poco, ha pasado de todo. Vivo con los Suarez-lobo, tratando de convivir con sus manías compulsivas, en casa de Roberto atencio que decidió irse del país a vivir en sus país natal. Trabajo donde mismo pero debería hacer algo por cambiar esta situación de vivir y trabajar en los mismos sitos desde hace tanto tiempo. Sigo solo. Preocupándome por las mismas cosas inútiles de siempre. Los más cercanos a mi vida en este momento; c. I. ya no está A, y a veces creo que nunca lo estuvo. Siempre lejana e indiferente casi a todo lo que no fuese ella misma y sus necesidades. Como debe ser, quizá. Tengo treinta años.
  • El año pasado, recuerdo, quizá fue más bien el antepasado, me preocupe por llevar una relación cuidados de cada SMS que una chica de la que estaba muy enamorado m enviaba. Hoy he revisado todos esos sms’s. y he terminado pensando en ella de una forma mucho más distinta a la habitual. Ha sido un terrible día, como casi todos los días, y he tenido que poner a prueba mi paciencia ante la pequeñez de todo. Y el resultado has sido que he ahora lo malo anda resaltando repugnantemente en cada cosa y, como siempre ando pensando en mis idealizadas ex novias, hoy las he odiado y no poco. He recordado los desaires de una, la indiferencia de otra, el mal humor crónico de la otra. Ni siquiera están aquí para intentar pasarles factura, y ya no estarán, ni siquiera saben de mi odio secreto, porque nunca reaccione así cuando estaba con ellas.
  • Desconfío de la gente que no toma agua desesperadamente como yo cada cinco minutos.
  • Nunca tengo lapicero. Tuve que ir lejísimos a comprar este.
    La frescolita que tome tenia tartrazina y ahora ha empezado el dolor de cabeza.
  • La remodelada biblioteca. Es lo mismo pero con cámaras por todos lados para que nadie pueda robarse ningún libro. Por cierto la idea detrás de esto debería ser proteger a los libros y no la punitividad.
  • Hizo frio anoche. Hizo frio anoche. Ojala hoy haga más. Volví a usar pijama después de 18 años.
  • La mala alimentación me va a liquidar. La ansiedad nerviosa me va a liquidar La ansiedad nerviosa nos va a liquidar. La gente no entenderá que bailar coreografías pop en plaza cubierta es infinitamente vergonzoso? Los tipos que trabajan de vigilantes de algo no entenderán que piropear muchachas es sumamente negativo para sus propias elegancias? Se besan y estudia, se besan y estudian, se besan y estudian. Ya verán.
  • La muerte es buena según guiguestein.
  • Falta energía para escribir. Es algo así como sábado 27 de marzo. Día en que cumple G.N. no sé porque no tengo teléfono o cargador para cargarlo.
  • Estuve trabajando en el negocio de las películas de bellas artes todo el día. Gane algún dinero, vi una película, la de thomas pynchon. Nada mal pero debe verse con más calma. La dieta de hoy; pastelitos con malta y con agua mineral.
  • Medio día. Se vuelve a nublar todo. Sobrevendrá la lluvia.

Jamás iré allí de nuevo

noviembre 28, 2014

Quería divertirme
Pero cuando fui a sentirme alegre
y a contar chistes y bailar
alguien odioso me puso una zancadilla
y caí al piso.
Me rompí la cabeza
y me tuve que ir
con el rostro rojo de sangre.

Una pequeña reflexión sobre la experiencia y la expectativa de la Revolución Cubana en el manifiesto “Palabras Urgentes”

octubre 2, 2014

En el manifiesto “Palabras Urgentes” (1970), los poetas Jorge Pimentel y Juan Ramírez Ruíz a nombre del movimiento “Hora Zero” expresan su posición y manifiestan su atención en la revolución cubana: “compartimos los postulados del marxismo-leninismo, celebramos la revolución cubana. Estamos atentos a lo que esta está haciendo en el país” (1) partiendo desde esta afirmación quizá puedan indagarse ciertos aspectos.

El primero de ellos sería la forma en que la revolución cubana pudo constituirse como ejemplar para el movimiento de vanguardia. La revolución inició en 1959  encabezada por el abogado (brillante, quizá) Fidel Castro Ruz, y gozó de popularidad hasta la primera reforma agraria aunque siempre estuvo opuesta a la administración Americana. La revolución fue definiéndose poco a poco como marxista mediante medidas como estas. Las operaciones de Estados Unidos destinadas a contrarrestar la revolución fueron encontrándose con el escollo representado por el gran apoyo popular que poseían los guerrilleros. En la conferencia tricontinental de la Habana (1966) Castro presentó un discurso titulado “la segunda declaración de la Habana”, Castro por cierto podía extenderse durante cinco o seis horas y era hábil manejando un lenguaje lleno de figuras retóricas:

Con esta humanidad trabajadora, con estos explotados infrahumanos, paupérrimos, manejados por los métodos de fuete y mayoral, no se ha contado o se ha contado poco.  Desde los albores de la independencia sus destinos han sido los mismos:  indios, gauchos, mestizos, zambos, cuarterones, blancos sin bienes ni rentas, toda esa masa humana que se formó en las filas de la “patria” que nunca disfrutó, que cayó por millones, que fue despedazada, que ganó la independencia de su metrópoli para la burguesía; esa, que fue desterrada de los repartos, siguió ocupando el último escalafón de los beneficios sociales, siguió muriendo de hambre, de enfermedades curables, de desatención, porque para ella nunca alcanzaron los bienes salvadores:  el simple pan, la cama de un hospital, la medicina que salva, la mano que ayuda.(…) Pero la hora de su reivindicación, la hora que ella misma se ha elegido, la vienen señalando con precisión ahora también de un extremo a otro del continente.” (2)

Tenemos entonces que la una de las más importantes ilusiones del siglo XX ha sido el marxismo. No olvidemos las visitas de Vallejo a Rusia, de Isadora Duncan, de intelectuales como Wittgenstein. O las declaraciones de Charles Chaplin a favor del comunismo. Una de las más grandes ensoñaciones, que por cierto, ha cesado por completo: Pero inscribirse  en el marxismo era una forma de participar en la esperanza. Fidel castro da cuenta en algunos casos de un sentimentalismo que ha perdurado en la mayoría de los fenómenos relacionados con el marxismo latinoamericano en nuestros días. O esta emotividad es el anuncio de un compromiso quizá necesario en medio de la lucha política, o se trata simplemente de una consecuencia de la misma esperanza, una intensidad casi manufacturada o elaborada a partir de una retórica necesaria.

Continuando con esta entrecortada reflexión tenemos que llamar la atención sobre el antecedente histórico directo de la revolución cubana; o mejor diríamos sobre la justificación de esta ensoñación arriba mencionada. Pero para elaborar esta idea hay que remontarse hasta la Revolución Rusa. Decir además “marxismo-leninismo” equivale a decir Revolución Rusa. ¿Es posible hacer un acercamiento entre Latinoamérica y Rusia? En un principio parecería riesgoso, ya que la revolución cubana logró más bien poco en comparación con la revolución Rusa, sin duda, una revolución decididamente industrial. Los grandes crímenes perpetrados por el estado soviético podrían hacer dudar sobre esa misma legitimidad. Mientras en Latinoamérica ese proceso vertiginoso de revolución técnica jamás tiene lugar, sin lugar a dudas por circunstancias económicas. Pero es en las etapas más primigenias de la revolución en las que parece válido hacer un acercamiento entre las dos experiencias. En Rusia se sucede una sublevación popular rápida como resultado de una acumulación constante de presión sobre la aristocracia (1905). Es un gran movimiento desde abajo y que supone además el apoyo de las clases medias, y de los estratos medio-altos de la sociedad. No solo se sublevan los pobres sino que también los burgueses y los funcionarios. Los Soviets se transformaron en la vanguardia de ese proceso; una forma de organización comunal que constituyó la fuerza que legitimó la revolución. Los Soviets como organizaciones comunales que se encargaban en una buena medida de solucionar los problemas infraestructurales giran alrededor de las industrias ya abundantes. Es en este contexto en donde, además, aparece el activismo estudiantil. Muchos de los soviets estaban compuestos por estudiantes. Aparece la figura del estudiante de medicina que abandona la universidad para aplicar lo que sabe en los Soviets. Es en ese sentido que el estudiante como exponente y participante de las capas medias puede ejercer un activismo ético e idealista en el Soviet, organización eminentemente obrera.

En buena medida este repaso por la etapa primigenia e idealista de la revolución puede servir como un justificativo para el espíritu Revolucionario latinoamericano. El intelectual es entonces el “orgánico” propuesto por Gramschi. Pone su saber en un contexto productivo Revolucionario, ya sea organizando por ejemplo, una representación teatral o una lectura entre los trabajadores. ¿Porqué no otros movimientos entonces, captan la atención de estos idealistas éticos y son transformados respectivamente en “ensoñaciones”? la comuna de París, la sublevación Húngara de 1848, o la Revolución Americana también poseyeron una respaldo en muchas capas sociales, pero esta identificación no era semejante a la experiencia de la revolución soviética. Quizá sea porque, en su origen la revolución Rusa alegaba una búsqueda de organización y no un estado de poder.  Y la perspectiva de hacer que la vida fuese posible tan solo con la organización  de una comunidad sin depender del estado burgués, planteada como un objetivo, también es un objetivo Revolucionario y no estrictamente materialista, sino también espiritual. Más tarde, el trabajo posterior de Lenin, a nivel teórico y filosófico, serviría para modelar el objetivo en el ya conocido de “el fin de la lucha de clases”.

¿Y el caso latinoamericano? Habría que considerar el periodo comprendido entre los años 1900 y 1960, aproximadamente, cuando un gran florecimiento de la cultura latinoamericana tuvo lugar. Los artistas latinoamericanos fueron a Europa a dictar cátedra. Fue la época de los grandes pintores, científicos, poetas. Era un progreso que demostraba gran diversidad de participantes, un florecimiento que era posible solo a partir de un movimiento excepcional operado entre todos los aspectos que conformaban dicha sociedad. Un Rubén Darío con un origen provinciano y un Vicente Huidobro aristócrata, pasando por un Pablo Neruda hijo de un obrero ferroviario y una maestra de escuela. El pintor siempre pobre que fue Armando Reverón participando activamente en la renovación de la pintura. Desde los sectores humildes hasta las clases medias y acomodadas, persistió una participación de las masas en la cultura. Todo este movimiento popular de vocación progresista, aunque a la larga terminara derivando en unos casos en democracias liberales y burguesas, y en otros casos en las grandes aperturas políticas populistas terminadas a  golpe de estado, podría dar cuenta de todo el poder de cambio de un movimiento cultural ligado a un gran auge de las capas medias de la sociedad, y de una actividad cultural que atraviesa todos los estratos sociales. Parece posible entonces establecer un acercamiento entre el caso ruso y el latinoamericano, y con ello parece posible entender la adhesión de la vanguardia a la revolución cubana, ya no solo como ejemplaridad de actos, sino como posibilidad a futuro de progreso.

La revolución entonces puede pensarse como un gran estado de presión o de tensión que desencadena un movimiento popular que por cierto, modifica al estado mismo. Y entonces el arte aportaría más a esta trasformación. Esta pequeña reflexión es fundamentalmente idealista también, dado que el análisis que hemos propuesto no podría soportar una aguda observación empírica. Sin embargo proponemos en este caso que, al hablar de la voluntad Revolucionaria de un pueblo, (sin importar en qué ideología se halle inscrita) estaríamos ante un fenómeno que no se dejaría reducir por la simple racionalidad de un juicio valorativo, de que la revolución fue catastrófica en términos generales.

Referencias

1.- “Palabras Urgentes”, Primer manifiesto del movimiento “Hora Zero”. Obtenido de http://lacomunidad.elpais.com/horazero/2007/6/6/palabras-urgentes-primer-manifiesto-hora-zero-1970-

2.- Segunda declaración de la habana, discurso de Fidel Castro pronunciado en la Asamblea General el 4 de febrero de 1962. Obtenido de http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1962/esp/f040262e.html

Es decir…

septiembre 25, 2013

Ahora las cosas han cambiado
Vivo en lugares en donde los arquitectos de la vida han diseñado efectos
Multitudes de telarañas

Ahora todos parten. Una razón para existir
Algunos se van del país
Otros se lanzan a considerar las circunstancias
Yo me amargo un poco más,
Ahora.

Es decir;
Ahora todo el mundo desea viajar hasta el otro lado
Andarse a través de estatuas retorcidas
Meterse en los cementerios a mirar los angelitos
sus múltiples facetas
Caminar muy de mañana por los parques
Hacer un poema.

Entonces, mientras cae en la oscuridad como un telón de color verde
Escuchar, mirar
En el periódico saldrán fotos
En los que los ojos de los deportistas estarán profundamente tristes
y muchas banderas amanecerán más oscuras en los diccionarios.

fragmentos de conversaciones, cartas, sms’s.

agosto 4, 2013

10:04
X:
(Con respecto a la la cultura capitalista)
Man, Camus hubiera dicho: “no se trata de vivir más, sino de vivir mejor” Creo que le faltó algo de Camus a esa conferencia, aunque de por sí, la conferencia aborda uno de los puntos a tratar en El hombre rebelde: la imperiosa necesidad de hacer “buenas acciones”- esto me recuerda al famoso ejemplo del pescado o la caña de pescar. Tan sólo me hubiera gustado preguntarle al sabio: y si estamos frente a un moribundo que no soporta ni el peso de sus huesos, ¿le seguirías ofreciendo la caña de pescar?-. En una de las mejores biografías que se han hecho sobre Camus citan lo siguiente -no recuerdo si fue dicho por Camus o por alguno de sus amigos, te lo confirmo mañana-:”No se debería dar oportunidad a una clase social, se debería dar una oportunidad a la vida”. No sé si “las buenas acciones” le dan esa oportunidad a la vida o si las oportunidades se dan con la vida. En todo caso, debemos defender la vida, pero ojo, esto que te escribo no pasa de ser un ensayo, un “casi”. Con respecto a la caridad -disculpa si sueno cínico, prepotente y/o demente, no es la intención- D.H, Lawrence diría:” El mundo espera un gran movimiento de generosidad o una gran oleada de muerte” y si seguimos las últimas palabras del video: “estamos a punto de presenciar un punto cero”, y tomamos en cuenta la cita de Lawrence, tal vez podamos decir que el punto cero ha estado ahí desde que el hombre es hombre, sólo que ahora ya no nos topamos con un Gengis Khan o con un Espartaco para reventar la válvula, sino que o nos solidarizamos o sentimos una gran ola de indiferente “compasión” al escuchar el rumor de otra guerra. (Si no estoy plagiando a Nietzsche o a Camus, capaz estoy plagiando alguna idea anónima) Con respecto a lo de la idea de que el capitalismo trabaja para el socialismo, Camus pudiera decirnos que toda fuerza tiene su par, que es su opuesto, y el socialismo y el capitalismo no escapan de eso; no creo que uno trabaje para el otro, sino que ambos son producto de los pecados capitales, esos pecados que señalaba Kafka: “Dos pecados capitales existen en el hombre, a partir de los cuales se engendran los demás: impaciencia e indolencia. Fue a causa de la impaciencia que lo han expulsado del paraíso, al que no puede volver por culpa de la indolencia” Tal vez, a partir de esto, el hombre se aferre al paraíso de la explotación o sucumba ante el efecto negativo que ejerce la realidad sobre cualquier utopía. De cualquier forma, cuando escribo esto siento que estoy pisando tinta tibia. Te dejo con una anécdota que la agrego por el mero placer de compartir: El padre de Camus,Lucien Camus, murió en la batalla de Marne en la primera guerra mundial. ¿La causa? una esquirla de obus le perforó el cráneo. Murió a la semana. El oficial encargado de llevar la desgracia a la familia, le entregó a la abuela de Camus una bandera plegada y la esquirla que se llevó la vida de su yerno. Junto con la bandera y la esquirla había una trillada nota de condolencias que ambas -la abuela y la madre de Camus- no podían/sabían leer. Desde ese momento, la madre de Camus pensaba que -en la palabras del argelino- “las esquirlas eran autómatas.”
PD: man, sólo entre tú y yo. De hecho, si esto fuera misión imposible, ya FB te estuviera diciendo: “El mensaje se autodestruirá en 5, 4… JA! Ah, todo surgió porque me reventó las pelotas algo sobre la caridad y la hipocresía. De cierta forma la caridad es una cara de la solidaridad, y la solidaridad, en su más pura imagen, puede ser vista como un movimiento de sangre tanto humana como animal, sino, ¿Qué obliga a los búfalos a estar en manada? Un león, claro está, pero ¿qué representa el león? La cosa está en que en el hombre la sangre llama a la sangre, y eso quizás lo complica todo.Todo gira en torno a la condición humana. Un abrazo, man. Cuídate! Disculpa si molesto.
9 de septiembre de 2010

02:50
Juan Carlos Rodriguez Montero:
amigo en todo caso creo que hay una diferencia entre nosotros como individuos y nuestras capacidades y las instituciones como entidades y sus distintas maneras de interactuar con otras instituciones, y entonces no estaríamos hablando de la misma cosa, de la misma caridad humana. creo que estos enfoques son el gran marco de una serie de preguntas que hay que hacerse o que habrá que hacerse, una gran investigación empirica que deberá realizarse en algún momento lanzando grandes porqué hacia todos lados, más que todo preguntándose por ejemplo cual es el sentido de sacar patentes comerciales ecológicas y esas vainas hacia las cuales se tiende cada vez más y con mayor empuje por parte de la moda y otros mecanismos más o menos neoliberales, y también cual es el sentido social de la responsabilidad empresarial? todos estos porqués de seguro ya andan correctamente explicados y estas posiciones definidas correctamente por la derecha (quiero decir intuyo que tal vez) porque es que hay que leer también a la derecha, para así dar un respiro a estas cosas y tener una perspectiva totalizadora de la cuestión, hay también mucho silencio y muy poca opinión desde la derecha en si y la partida mediática se ve como que la va ganando la izquierda, (ese pecado que señala kafka) pero, y perdona por divagar tanto pero igual nada se define concretamente en términos de nada, porque la partida a la que uno se refiere nos es más que la partida de los medios masivos, de las promociones comerciales, algo en una instancia de la moda y cualquier logro de la izquierda se ve ya mismo es en el ámbito de las vainas tontas en las que se centra la política actual postmoderna; maquillaje, declaraciones cumbres, todo el backstage medíatico hacia lo que se tiende y se sigue tendiendo más inevitablemente, entonces hay un socialismo que trabaja para el capitalismo y un capitalismo que trabaja para el socialismo sin ningun efecto ya sobre las cosas duras, lo único que todo este mecanismo hace es alimentarse de datos y seguir en su universo artificial cada vez más alejado de las cuestiones reales. volviendo al tema te digo que eso de tener una mirada totalizadora sobre la cuestión es tarea dura, a mi me faltarían años de estudio pa esas cosas porque de marxista yo no tengo ni la voluntad y solo conceptos básicos, y de derecha no se lee nada porque a nadie le parece ya “bonito” como acabo de explicar, hablar propiamente desde la derecha, y entonces en el marco de esta gran investigación uno se pregunta como funciona la responsabilidad empresarial, (la caridad de las instituciones) cómo es funcional en determinado sistema econonomico y en todos y como se explica a si misma. Cual es el para-si de la responsabilidad social, cual es la especifica noción de progreso que tiene el neoliberalismo actual. el poco de dispositivos que se van esparciendo para legitimar esto en ciencia arte tecnología también me ponen a pensar… lo que pasa también es que queda uno como contaminado de esto, o que inevitablemente esto esta todo argumentado desde lun marco teorico de la izquierda y eso más omenos (confieso) orienta mis opiniones. lo otro es que son como las dos de la mañana y ando tarado de sueño y mañana debo trabajar, porque no cuadramos y conversamos estas cosas por ahi ya sea en la universidad, porque la cuestion está en lo que gira en torno a la condicion humana como lo dijiste . de acuerdo tambien con lo de lawrence y la cosa de que siempre ha estado ahi el desenlace posible. graicas por escribirme y perdona lo mal redactado y pensado pero es el cansancio que no me favorece.
10 de septiembre de 2010

_________________________________________________________________________________________

Juan Carlos Rodriguez Montero
Saludos rech
Un saludo rech. Lo que te quería comentar era http://www.flickr.com/photos/inti/1356168298/. no sé nada del flickr este. Ultimamente anduve releyendo tus cronicas del fotolog, si inspirado por cierta nostalgia de mierdaque me esta asaltando, por las cosas o lo que sea. Creemos un grupo o algo así para defender el edificio de electrica bernal, como si de verdad fuera defendible y eso. se le puede hasta pedir permiso al tipo pa utilizar la foto y eso. puras tonterias

21 de febrero de 2011

21:59
Juan Carlos Rodriguez Montero
amigo sonará todo lo romántico que pueda sonar pero ayer me estuve muiendo acá en caracas de fiebre y la cosa estaba tan dura que creí que me iba a morir y escribí una nota por si acaso no amanecia; hablaba de daniela viña carreño, de mi familia y de ti, a ti te encomendaba, y te encomiendo si la cosa sigue mmostrando un propósito práctico, que quemes todos mis escritos (porque no sirven pa nada) nadie más podría hacerlo. es eso, es decir que ademas de esaspersonas te mencionaba a ti. eso fue ayer mismo. ando lleno de cosas negativas, al parecer me salio otra hernia del otro lado y ni idea de a quien gorrear ahora pa la operación, el seguro de la universidad esta suspendido, total que como que a pesar de todo sigo jugando al temerario. Supongo que estarás mas alienado que nunca, me llegan acá las intuiciones, no se nada de ti, se que dejaste lo de las puertas, seguiste estudiando? como seguiste con lo del intestino, supongo que ya estarás bien de eso. Yo también soy un maldito perdido de mierda, estuve tentado en diciembre, la ultima vez que estuve en barquisimeto a llamarte pero con el rollo este de mi hermana y de charallave (terminé mudándome pa charallave) y no se que vainas se me olvidó, hablemos, también es que no te metes ya por el facebook porque acá estan todos tus enemigos supongo o no se que sea.

_________________________________________________________________________________________

Inicio de la conversación 5 de junio de 2011

19:42
Juan Carlos Rodriguez Montero
qué cuentas?

19:43
Juan Carlos Perez Ramos
mi querido poeta
pues aca en el apto
con lluvia sin poder lavar y viendo repeticiones de I Carly

19:44
Juan Carlos Rodriguez Montero
sam es genial, para mi la importancia de icarly recae más en sam que en carly.

19:44
Juan Carlos Perez Ramos
de verdad, Carly es como un personaje secundario
es muy sosa

19:45
Juan Carlos Rodriguez Montero
muy cierto.

19:45
Juan Carlos Perez Ramos
y me encantaria que sam se enamorara de freddy
seria el trama central

19:45
Juan Carlos Rodriguez Montero
pero está detrás de carly?

19:45
Juan Carlos Perez Ramos
pero tambien se beso con sam
y ya fue novio de carly, pero el la dejo porque no queria que ella estuviera con el por agradecimiento que le salvo la vida
asi que lo deja en posicion neutra
las beso a las dos jejejejje

19:46
Juan Carlos Rodriguez Montero
no he visto esos capitulos en donde se supone que despiertan hacia sus realidades sexuales inmanentísimas.

19:47
Juan Carlos Perez Ramos
sip, por ejemplo ahorita
estan pasando el capitulo en nick donde se besa con sam

_________________________________________________________________________________________

Inicio de la conversación 21 de febrero

02:21
Juan Carlos Rodriguez Montero
oye radha, tu conoces una película de peter brook sobre el mahabharata que es del ochenta y nueve? la vi hace poco. de verdad te la recomiendo
yo nunca he leido eso
porque nunca lo he conseguido. solo tengo un libro viejo que se llama “epopeyas de la antigua india” y también tengo un comentario sobre el mahabharata por un tal sri chinmoy…
la cosa es que la película es buenísima
un día de estos te la presto, si es que no la has visto.

02:23
ni idea. no la conozco.
ok

02:24
Juan Carlos Rodriguez Montero
ya me voy, disculpa tanta molestia
como puedes ver, yo siempre he intentado hacerme el simpático o el chistoso contigo, pero todo ha sido muy infructuoso

02:27
no intentes nada, para que
me explico?
buenas noches juan carlos

02:27
Juan Carlos Rodriguez Montero
y lo he hecho con la intención de hacer amistad contigo, porque me caes muy bien
bueno pero,
lo que quiero decir es que si, césar y yo alguna vez te hemos resultado molestos, no ha sido con mala intención, disculpas por eso.- buenas noches Radha.

02:28
jajaja, crees que te caigo bien pero no me conoces, en fin, supongo que es vaina de impresiones y impresiones por fb tuyas de mi.
dale. me pareció fue chistoso. aunque la parte del pantalón me pareció medio balurdona, creí escuchar que se burlaban de mi diciéndome que usaba los mismos pantalones siempre, y bueno, aunque no te interese, sí tengo solo dos pantalones. BYE.

02:30
Juan Carlos Rodriguez Montero
no no es eso. no lo digo porque te conozca, obviamente no te conozco. pero se trata más bien de apostar por alguien así sin conocerlo, creo.
pantalones?
no recuerdo haber dicho eso
en todo caso, césar vela tiene la misma ropa puesta desde que se graduó del bachillerato
así que te gana
hasta luego.
15 de mayo

03:27

Juan Carlos Rodriguez Montero

entiendo.
yo no soy vegetariano pero estoy estudiando la posibilidad de serlo
me hablabas de anemia, pienso que las leguminosas tienen suficientes proteínas como para sustituir la carne por completo, lo único malo es que son un poco indigestas.

_________________________________________________________________________________________

Salomón David Benítez González
¿Consideraciones de nuestro contrapunteo vía mensajes de texto?

18:55
Juan Carlos Rodriguez Montero
estuvo bien, la idea es hacerlo frecuentemente proponiendo algo interesante.el próximo podría ser sobre repúblicas extintas o algo así.
tu?

18:55
Salomón David Benítez González
ejercicio cognitivo a la altura de la resolución de un sudoku.
Mi preferida fue “Jóvito Villalba del acurrucarse”

18:59
Juan Carlos Rodriguez Montero
la mia pompeyo márquez de la bondad.
oye en serio, fue bueno hacer eso
rescató positivamente recuerdos inútiles
fijate que ni se bien quién fue asdrúbal astudillo.

_________________________________________________________________________________________

Juan Carlos Rodriguez Montero
que más

14:37
Bernardo Suárez
viendo una página de fotografos y ud?

14:39
Juan Carlos Rodriguez Montero
viendo unos cuadros de velazquez. Preciso lo que te dije; llegué anoche y luisana tenia una fiesta, una fiesta sola
na más estaba ella.

14:39
Bernardo Suárez
jajaja

14:39
Juan Carlos Rodriguez Montero
me fui a dormir y se quedó en su fiesta sola toda la madrugada
je

14:40
Bernardo Suárez
y su mascota?

14:40
Juan Carlos Rodriguez Montero
rodando en su pelota por toda la casa ah bueno ahora que lo dices así no estaba tan sola, estaba con la rata.

culpa llegar tarde presumir bunker bellas artes

mayo 6, 2013
  • Si dejo que pase mucho tiempo sin subir nada al blog me siento culpable. Por no retribuir mediante paja escrita, como forma de agradecimiento por la tranquilidad que me proporciona ver esa misma paja disponible para ser leída por cualquiera.
  • Descubrí google reader. Y vengo a saber para qué sirven las fuentes RRS y me parece una maravilla. Me sale también un anuncio de que todo eso desaparecerá en unos días.
  • Parece ser más necesario cada vez más aprender a pensar y a abstraer a pesar de toda la música idiota de los viernes por la noche, de los sábados por la madrugada, de “si volvieras a mí, si volvieras”.
  • Esta página web con información sobre salud: “esta será la generación que sufra más por glaucoma. El brillo de los monitores, de las pantallas, va deteriorando progresivamente la retina” y haciéndola torpe.
  • Soy horriblemente feliz. Por ti, O. y por todos los episodios recientes que no relataré, pero que me llenan de total satisfacción y de unas extrañas ganas de alardear de ellos, o de ti misma, ante los demás. Cosa que tampoco está destinada a hacerse.
  • Insomnio. Dormir de más por la tarde. Luego de una ausencia de varias semanas, Oswaldo regresó esta misma noche a visitarme y se fue nuevamente. La universidad está cerrada por paros gremiales. Ya encontraré, supongo, una manera de pagar las deudas que tengo. Qué por lo menos tengo empleo, dice un algo medio impertinente dentro de mí. Impertinente porque no recuerdo haberle pedido que dijera nada.
  • Sábado cinco de mayo. Luego de trabajar todo el día con R. en el puesto, me retiro sin daños graves hacia las dos y cinco de la tarde. R. me dice que, si las cosas la van bien en la hoyada, en donde tiene que hacerle un mandado a su mamá que es vital para regresar a casa, y luego de ir al farmarobo a abastecerse, puede ser que sea que se dirija a casa de Roberto a trabajar como la señora I. lo había acordado. Yo juego también con la idea incluso le digo por teléfono a la señora I. que si no voy esa misma tarde, iré el domingo por la mañana así que me voy a mi casa. Llegando a mí casa pienso y pienso en preparar el almuerzo y llevar algo de continuidad con esta dieta que O. lleva y así me llego hasta mi cama y me recuesto casi como mi mamá “sólo cinco minutos” pero duermo dos horas. Sueño que Oswaldo llega y que yo oigo una música muy fuerte mientras duermo. Pero al despertar me percato de que es él que ha llegado y que es él el que ha puesto la música con un volumen muy alto. Siento que se va a la calle y que regresa y mientras todo eso sucede trato de tomar una decisión. Me levanto con el cuerpo lleno de sueño. Le digo que me voy donde Roberto, en efecto agarro mi bolso y echo dentro una ropa y el cargador del teléfono y un cepillo de dientes y el desodorante, aún no he comido nada, solo dos pequeñas remolachas crudas que pelé y me tragué antes de dormir y que me dejan un dolor de garganta como de gripe grave por dos días exactos. Aún así pienso comerme las chucherías de mierda de siempre de las panaderías para después cenar en casa de Roberto donde siempre hay por alguna razón buena comida y así salgo y me llego caminando hasta el metro y me bajo en los símbolos y agarro la camioneta hasta su casa y allá me recibe la señora I. con mucha alegría y me dice que llego justo a la hora de la merienda y así es, jugo de naranja con galletitas también está Y. justo estaban por ver “v de venganza” que no he visto me trago el jugo con las galletas la película es rara está como contada a los coñazos, es como si estuviera basada en una novela de diez tomos o eso siento y se lo digo a Y. el final es bastante predecible y pienso en los británicos y su insistencia en la anarquía, no cualquier anarquía, sino la anarquía británica que es como una anarquía con un fin que es la anarquía en si misma. Aunque no estoy seguro de que eso exista y debería investigarlo más. A las siete me pongo manos a la obra a trabajar y voy seguido hasta las once y media, cenamos y me meto en la baticueva con un colchón, me gusta dormir ahí a pesar que la vez pasada me tocó luchar a las tres am. con una cucaracha que tuve que cazar durante una hora y luego al amanecer no encontré el cadáver en donde lo había dejado, es decir la cucaracha se recupero y se marchó. Me duermo de inmediato, no entiendo esto de mi espalda que a veces cuando toca dormir ahí pasa la peor noche de su vida y añora mi colchón, y a veces como esta vez, le cae mejor el poco espesor de la espuma y la proximidad del piso. De todas formas acarreo dolor fuerte en la baja espalda seguro es la postura. Sueño que ella es una especie de cachicamo de caparazón dorado y mucho pelaje largo y blanco, la acaricio y le digo cosas románticas como “este cachicamo dorado, es el animal más valioso del mundo” en la mañana ya estoy levantado lleno de energía inexplicable y desayuno dos arepas rellenas de rebanadas de queso llanero blando normal y rebanadas de queso de búfala mas pernil mas mantequilla mas café. Me pongo a trabajar de nuevo mientras oigo un programa comunista en una radio am y en el transcurso de la mañana viejas canciones de radio para viejos, algunas hermosas y algunas de julio iglesias. Ni julio ni enrique iglesias sirven. Son dos farsantes de tomo y lomo y son el uno para el otro. A las doce, hora a la que pretendía irme para estar un rato conmigo mismo llaman a señora I: es D. el negocio de bellas artes se inunda por la lluvia porque el techo recién instalado es una mierda. Entonces como se trata de una emergencia tenemos que irnos hasta allá (Y. se fue en la mañana a un concierto) y yo guardo el trabajo apago la radio cierro las ventanas y preparo las herramientas que voy a usar para desinstalar el televisor que está pegao a la pared, aparentemente con buena voluntad pero por dentro a regañadientes y rumiando porque se que esto significa que no llegaré a mi casa a la hora que yo quería, por los menos tomamos un taxi desde la gran Colombia hasta bellas artes y una vez allá vemos que la cosa es terrible, lo que me enfurece más. D. tiene toda la mercancía del negocio tapada con un plástico grande y grueso y transparente y prácticamente todo esta mojado. No hay siquiera donde poner las cosas que traigo sin que se mojen así que las meto dentro del cubo de la basura y dispongo de unos bloques y ladrillos que están apilados y secos para armar sobre ellos las cajas de cartón desdobladas con la cinta de embalaje e ir metiendo las cosas más mojadas primero. Luego D. decide que igual hay que meter toda la mercancía del local ya que por la forma en la que está dañado el techo todo seguirá peor con las lluvias. Así que con un marcador rojo escribo en las cajas ya selladas y llenas cuales son las que contienen cosas mojadas y cuales son las que contienen cosas secas. El televisor es difícil de despegar de su soporte pero me ayuda un muchacho que habla constantemente de las bondades de ese mismo televisor como si fuera una persona; es una lcd, me dice, es tres de y cuesta veinte mil bolívares, por eso mismo lo agarro por la pantalla con la mano bien mojada para que perciba bien mi desprecio por su amado televisor y no tengo cuidado en recoger los accesorios plásticos inútiles que se despegan de él mientras lo desatornillo. Luego de unas horas de trabajo duro parece ser que ya todo esta guardado pero ahora solo hay que esperar que venga R. que está llegando en esa hora o en las próximas de su viaje a Mérida para montar todas esas cajas inútiles y televisores en la van para después subir las escaleras del duplex donde vive con todo ese peso de mierda para después, si, irme a mi casa a disfrutar de mi domingo, una turbia perspectiva. Nos sentamos entonces en una de las mesas del pequeño restaurante de al lado, yo con los zapatos empapados por dentro y los pantalones mojados hasta la rodilla con la consecuente incomodidad y pedimos una sopa y una torta de chocolate con cocacola que tomo aprovechando que no parece por ningún lado la voz esa que dice que está muy mal tomar cocacola. La comida es una mierda, pero puedo ponerlo por acá sin ningún miedo porque este blog es leído como por dos personas máximo. Es un lugar deprimente por alguna razón, quizás la razón sea las mismas pretensiones del sitio. Los horribles carteles de la compañía de teatro “a-teatro” (a quién se le ocurre ponerle así a un teatro), los actores que salen y entran, las voces de los mismos ensayando. Los dueños del restaurante y los meseros. Algo dentro de mí muy dentro me dice que es un mal sitio. Además lo deprimente es la certeza del domingo perdido, de las presencias y actividades no deseadas. Ellas hablan de temas absolutamente poco interesantes mientras yo estoy abstraído, me decido, en ese momento que debo escribir sobre esa situación y trato de organizar las ideas. A mis espaldas se encuentra ese circulo deprimido (es un agujero en el suelo de gran extensión) que se conoce como la plaza de los museos. Hay mucha gente en ella. Gente que practica karate y skaters y mimos, toda esa proliferación y algo dentro de mí se revuelve de ansiedad ante esas siluetas y esos colores, ante esas fisonomías lejanas. Se trata de la idea de ella. De pensar en ella indirectamente a través de todas estas personas, porque he establecido una relación entre ella y estos lugares, y entonces creo que estoy constatando su ausencia o imaginando su presencia. Y pienso en qué pensará ella sobre los lugares en donde yo puedo encontrarme. En si ella pensará en eso. De todas maneras la idea se me olvida pronto y D. me pregunta si alguna vez he ido a ver el teatro. Le digo que no. No lo he ido a ver porque estoy convencido de que no vale la pena, aún así decido ir a mirar un poco y la señora I. me acompaña. Lo primero que veo es que el lugar es tan precario como me lo imaginaba y las luces del foso son unos grandes trastos que distraen la vista y no hay unas gradas propiamente hablando, sino unos escalones inmensos donde solo podrían sentarse gigantes y donde caben perfectamente grandes sillas de jardín blancas, que es lo que ponen para los espectadores. Abajo, detrás del escenario hay una puerta o un agujero cuadrado con luz amarilla y hacia allá se dirige la señora I. al llegar ahí veo que se trata de la entrada a un pasillo muy largo y ancho iluminado de luz amarilla. Es muy largo. Comienzo a sentir una especie de zumbido gradual y entonces me doy cuenta de que estoy en un túnel subterráneo que atraviesa la avenida libertador, a la altura del museo de bellas artes hasta el otro lado pero no se bien donde demonios desemboca, porque al final del mismo túnel, a lo lejos, hay una pareja de actores escarbando en un gigantesco contenedor de ropa y a mi me da algo de vergüenza seguir curioseando ante ellos. Debo decir que el lugar es muy parecido a un bunker. Está hecho de concreto armado y a mano izquierda hay una serie de puertas que se repiten. Entrando en cada una de esas puertas y encendiendo las luces encuentro grandes salas de concreto armado convertidas en aulas de ballet con espejos y barras y aparatos, o depósitos alfombrados llenos de objetos. Es una situación muy extraña. Creo que hay varios sitios a donde esto puede desembocar, si es que desemboca en algún lado o es un sistema de habitaciones y pasillos más grande de lo que parece. No hay que olvidar que en la isla o redoma triangulas que queda entre la avenida México y la libertador hay una entrada a uno de estos búnkeres subterráneos también convertida en teatro. Quizá la otra salida da a la instalación del metro que queda al lado de la torre viasa, o al seniat. La cosa es maravillosa porque amo los laberintos así que después de todo considero que no es tan mala experiencia. Después de esto llega Roberto y toca cargar las cajas y llevarlas hasta su casa y subirlas por las escaleras hasta la segunda planta del duplex. Estoy destrozado. Antes de irme agarro de una bolsa dos mangos y un aguacate y escapo con ellos hacia la noche.

La larga situación

abril 28, 2013

Estamos sentados debajo del árbol. Está echando una ceniza larga y enredada, quizá excremento de oruga. Hablamos de ese tema, de las orugas que sospechamos producen esta ceniza, aunque no las vemos. “esto nunca le había pasado a este árbol” comenta él. Entonces nos movemos. Un niño juega cerca, quién sabe de quién es ese niño. Él lo refiere, sin explicar de dónde ha salido, y se lo lleva al interior de la casa, le propone que se entretenga con unos videojuegos educativos en un rincón.

Creo que es hijo de alguno de sus familiares.

En la cocina él toma un teléfono y empieza a hablar de lo de siempre con un interlocutor desconocido; negocios, monedas. Este es su estado natural. Hay muchos artefactos eléctricos encendidos sin una razón aparente, todo un despilfarro de energía. La habitación es algo así como un patio de butacas improvisado y luego abandonado. En la pared, tres pantallas y frente a ellas un gran desorden de objetos, cada pantalla muestra además una cosa distinta. Intento ordenar una agrupación de frasquitos de color ámbar puestos precariamente sobre una pila de objetos poco estables, pero uno de ellos se cae al suelo y se rompe, mientras sostengo muchos otros a punto de caer. El silencioso niño deja entonces por un momento los videojuegos para ayudarme. Intento recoger los cristales del piso, pero decido amontonarlos junto con otros vidrios rotos que esperan ser recogidos en un rincón, junto a una escoba, en la misma habitación.

La conversación que todos los demás llevan en el patio se puede distinguir claramente. Hay una pequeña extensión de bosque de apenas unos siete árboles muy altos, dispuestos muy cerca entre si. Los perros retozan, hay uno de color blanco y el otro es un perro salchicha. Corren hábilmente, se persiguen, entran una y otra vez en la pequeña agrupación de árboles. Una persona del grupo me pregunta si yo alguna vez he tenido un perro igual. Respondo que si. Quizá más que un perro, pienso. El grupo juega a la pelota, yo me acerco para jugar con ellos también y con los perros, por un momento retengo al perro salchicha en su carrera y lo abrazo. Él corresponde lamiéndome la cara, emocionado por el juego, por lo que decido ir a lavarme la saliva de la cara y a prepararme para presentarme ante ella que casi esta lista. Se supone que no debemos salir a la calle muy tarde. El itinerario será aquel que una vez le propuse. Un paseo por sitios de la ciudad que le parecen interesantes. Por ejemplo; este camino cubierto por una bóveda que alguna vez había sido especial para la ciudad, y que solo ahora empezaba a recuperarse del olvido y de la oscuridad. Por ejemplo el pequeño, pero atractivo pasaje comercial casi histórico en donde se hallaban los orígenes de todos los otros pasajes comerciales del país. Desembocar en la amable plaza pública, casi idílica, que remataba una calle que ascendía silenciosamente hacia una zona vegetal cercana a la montaña. Ella viste una ropa que es también un mensaje, la forma en la que se halla vestida y arreglada, no puede tener sino solo un significado. Yo sonrío, complacido y extrañado, casi olvido que nadie más puede interpretar aquello, casi sostengo que alguien además de mi puede interpretar esta broma en la calle.

Una señora se dirige directamente hacia ella para preguntar algo como una dirección, pero ella desconoce la ciudad. Avanzamos y hablamos de los temas que hablamos cuando tenemos mucho tiempo sin vernos. Como es tarde, el pasaje comercial esta a punto de ser cerrado, la reja esta cerrada a medias para sugerir que ya no se puede entrar. Tratamos de negociar la entrada con una señora armada de un trapeador. La señora accede, explica que podemos ser la excepción, porque la otra señora, que debe cerrar la salida con el mismo método, aún no ha llegado. Una vez adentro podemos llegar solo a la mitad del paseo. En una pequeña y estrecha zona el paso es imposible, un improvisado restaurant de comida rápida y sus apelotonados comensales. Así que le propongo que retrocedamos. Ella tropieza con alguien, se ofende por la forma indiferente en que el otro se conduce. En la calle yo levanto la vista hacia lo lejos. Trato de encontrar una vía alterna que resulte segura en la creciente oscuridad. La pequeña calle atraviesa hasta el final de la manzana, y se halla en tareas de construcción, pero las grises siluetas de las personas bordeando montones de escombros y charcos, algunos con ropas deportivas, y las siluetas mismas de los trabajadores, me hacen sentir seguro de avanzar por ahí. Ella me abraza sorpresivamente, en la calle. Yo me detengo ante este estado de cariño súbito. Quiero responder con algo.

-Te amo, hermana.

-Yo solo quiero decir una cosa hermano; es esta:

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.